Ahorrar gas
no es dejar
de usarlo, es
usarlo bien.

-Calefaccione sólo los ambientes que utiliza.

-Apague el piloto de los artefactos que no se utilicen. Un piloto encendido consume hasta un metro cúbico por día.

-El horno no debe usarse para calefaccionar. Consume más que tres hornallas y es muy peligroso.

-Calefaccionar en exceso no es saludable.

-Al cocinar tape los recipientes para concentrar más el calor. Evite que la llama asome por los costados de la pava o de la olla.

-Disminuya el fuego cuando se alcanza el punto de cocción.

-No baje la temperatura del agua caliente mezclándola con agua fría, regile la llama del calefón o el termotanque.

-No abra innecesariamente puertas o ventanas si tiene prendidos los calefactores.

-Evite las entradas de aire frío verificando las juntas de aislación en todas las averturas. La ventilación necesaria está asegurada con las rejillas obligatorias de la instalación.

Ahorrar gas no es dejar de usarlo, es usarlo bien.

-Calefaccione sólo los ambientes que utiliza.

-Apague el piloto de los artefactos que no se utilicen. Un piloto encendido consume hasta un metro cúbico por día.

-El horno no debe usarse para calefaccionar. Consume más que tres hornallas y es muy peligroso.

-Calefaccionar en exceso no es saludable.

-Al cocinar tape los recipientes para concentrar más el calor. Evite que la llama asome por los costados de la pava o de la olla.

-Disminuya el fuego cuando se alcanza el punto de cocción.

-No baje la temperatura del agua caliente mezclándola con agua fría, regile la llama del calefón o el termotanque.

-No abra innecesariamente puertas o ventanas si tiene prendidos los calefactores.

-Evite las entradas de aire frío verificando las juntas de aislación en todas las averturas. La ventilación necesaria está asegurada con las rejillas obligatorias de la instalación.

Menú